• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2018
  • Buenos Aires, Argentina
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Librerias Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

POLVO INTERPLANETARIO EN EL GENESIS


Luz zodiacal

Los astrónomos han detectado polvo interplanetario remanente y nuevo -producto de la llegada de polvo interestelar y de los cometas-, en nuestro sistema solar. Se le llama polvo zodiacal y genera una luminiscencia que puede verse en el plano de los planetas, o sea, el plano de la eclíptica, allí donde estuvo -en el principio- el disco de acreción.
También se han descubierto varios sistemas solares en formación en los que se puede apreciar el polvo protoplanetario existente entre los planetas que se están consolidando y la estrella central.
Luego de 4.000 millones de años de vida del Sol y de su viento solar, aún continúa flotando polvo en el espacio interplanetario. El polvo remanente de la nebulosa original al que se suman permanentemente lo que sueltan los cometas y el que llega del espacio interestelar, o sea, el polvo que está más allá del sistema solar y que arriba a nuestro sistema gracias a las corrientes de vientos de las estrellas, novas, ondas gravitacionales y toda la dinámica de la galaxia.

Es claro que el viento solar no es suficiente para limpiar el espacio interplanetario. Al parecer existe un cierto equilibrio entre la fuerza de atracción del Sol y el viento solar, además de que también el polvo ha de describir órbitas e interactuar con los planetas.

Este polvo cae a la tierra en forma de micrometeoritos que por su tamaño llegan a la superficie terrestre casi sin verse alterados.

Este polvo zodiacal es el remanente de aquella "tormenta de arena" que impedía al observador del génesis ver el sol y por lo tanto comprender que esa era la fuente de la luz que él percibía.
También una prueba de la imposibilidad de ver -desde la Tierra- el momento en que la estrella, el Sol, se encendió por primera vez.

 

DISCO DE ACRECIÓN DE BETA PICTORIS

En 1983, el satélite multinacional IRAS (Infrared Astronomical Satellite) descubrió que algunas estrellas cercanas emitían más luz infrarroja de lo normal. Enseguida, comenzaron las especulaciones, y casi todas ellas apuntaban en la misma dirección: ese exceso de radiación infrarroja podía explicarse mediante la existencia de enormes (y calientes) anillos de materia alrededor de las estrellas. Al año siguiente, astrónomos del Observatorio de Las Campanas, al norte de Chile, revelaron algo mucho más concreto: una de las estrellas en cuestión, llamada Beta Pictoris, tenía a su alrededor un colosal disco de materia, de 30 veces el diámetro del Sistema Solar. Era muy plano, y parecía tener un hueco en el medio. Y si bien no se detectaron planetas en su interior, casi todos los astrónomos interpretaron que lo que se veía alrededor de Beta Pictoris, era el embrión de un sistema planetario. Nada menos. Y que el hueco central era un área donde, probablemente, se estaban formando planetas, que crecían a medida que incorporaban todo ese desparramo de escombros cósmicos. El emblemático caso de Beta Pictoris fue seguido por muchísimos otros hasta nuestros días, incluyendo los “discos protoplanetarios” observados por el Telescopio Espacial Hubble en las entrañas de la famosa Nebulosa de Orión. Todas esas observaciones directas, sumadas a nuevos modelos astrofísicos, y simulaciones por computadora, permitieron entender cómo nacen los sistemas planetarios. Y como nació el nuestro…
 

Compartir Seguir leyendo

Los judios reconocen por primera vez que el cristianismo ‘forma parte del plan de Dios’


Los judios reconocen por primera vez que el cristianismo ‘forma parte del plan de Dios’


<div class=

En un histórico documento firmado por más de dos mil rabinos se afirma: “Creemos que Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad”.

Más de dos mil rabinos ortodoxos han decidido firmar un documento en el que reconocen que el cristianismo es “parte del plan de Dios para la humanidad” ya que “Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad”.

El documento ha sido redactado por 25 destacados rabinos ortodoxos de Israel, Estados Unidos y Europa, según información del rabino David Rosen, director de Asuntos Interreligiosos del American Jewish Committe, que ha sido recogida en ABC por Juan Vicente Boo.

Compartir Seguir leyendo

Donde esta ubicado el monte Sinai?


Donde esta ubicado el monte Sinai?


<div class=

Cuando analizamos la ubicación del posible observador/narrador del Génesis no podemos dejar de tratar de ubicar el monte Sinaí, ya que ese es un lugar de grandes revelaciones para Moisés, y al intentar comparar la narración con el relato bíblico es inevitable pensar ¿de dónde le vendría a esta persona la idea de "monstruos marinos"?
Como veremos más adelante, al día de hoy no es posible aún saber con exactitud la ubicación exacta del monte Sinaí, pero sí es posible obtener una zona aproximada, -que a los efectos de comprender el momento histórico en que pudo haber existido un animal de esas características y cuya visión motivara en el narrador expresarse de ese modo: "monstruo" o "bestia de bestias"-, puede resultarnos esclarecedora.
Esta zona geográfica del monte Sinaí coincide sorprendentemente con el cercano yacimiento de fósiles de Wadi Al Hitan o Valle de las ballenas, lugar en que se han encontrado fósiles del nexo entre animales cuadrúpedos y la actual ballena.
Es muy posible que en épocas pretéritas ambos lugares se hallasen sumergidos simultáneamente y que las ballenas primigenias nadaran en el lugar en que el narrador u observador recibiera su visión..

Compartir Seguir leyendo

Deriva continental


Deriva continental


<div class=

En este artículo sobre la historia geológica de Cataluña, España, se puede apreciar el sector del bloque de Arabia, su deriva y las sucesivas inundaciones y anegaciones marinas.
En la imagen se observa la posible ubicación del observador-narrador del Génesis durante el Oligoceno-Eoceno, época que debería coincidir con el avistamiento de los monstruos marinos y que tendría su correlato en Egipto en el valle de las ballenas (Wadi Al Hitan).

Compartir Seguir leyendo

Wadi Al Hitan


Wadi Al Hitan


<div class=

TIENEN MÁS DE 40 MILLONES DE AÑOS
Ballenas en el desierto


La depresión de Wadi Rayan es uno de los conjuntos más ricos en fósiles marinos
Tienen nada menos que 40 millones de años

Imagen del esqueleto fosilizado de una ballena en Wadi al Hitan. (Foto: EFE)
Javier Otazu (EFE)

AL FAYUM (EGIPTO).- Es lugar común oír que casi toda la Tierra estuvo cubierta por los océanos, pero pocos saben que en lugares tan áridos como el desierto del Sáhara nadaron un día hasta las ballenas. Sus esqueletos, fosilizados, son la prueba palpable. Tienen nada menos que 40 millones de años.

Estos esqueletos se encuentran a 200 kilómetros al suroeste de El Cairo, en la depresión de Wadi Rayan (provincia de Al Fayum), que es uno de los conjuntos más ricos del mundo en fósiles marinos: todo tipo de conchas, caracolas, erizos y estrellas de mar, cangrejos, tortugas y dientes de tiburón...

Compartir Seguir leyendo

Precipitaciones primigenias


Nuevas investigaciones avalarían la teoría del observador del Génesis

En el siguiente Artículo de Investigación y Ciencia de Octubre de 2012 se puede observar la situación que se plantea en la teoría del observador del Génesis, en cuanto a su imposibilidad de ver los astros, la Luna, el Sol, las estrellas, pero si la luz.

Artículo:
Un grupo de científicos escanea la lluvia fosilizada para saber más sobre la atmósfera de la Tierra primitiva.

Hace unos 2700 millones de años, en lo que hoy es la granja Omdraaisvlei, cerca de Prieska, las gotas de lluvia de una breve tormenta golpearon la capa de ceniza de una erupción volcánica reciente. Las gotas, que formaron pequeños cráteres, fueron enterradas por más ceniza; a lo largo de los eones, esta se endureció hasta petrificarse. En fecha más reciente, otras tormentas erosionaron la roca, dejando al descubierto un registro fósil de los efectos de la precipitación en la era Arcaica. Un grupo de investigadores está estudiando dicha lluvia fosilizada, para obtener información sobre la atmósfera de la Tierra primitiva.
Mediante el uso de láseres para escanear los cráteres y la comparación de las huellas con las creadas hoy en día en circunstancias similares, Sanjoy Som y sus colaboradores, del Centro de Investigación Ames de la NASA, han obtenido una medida de la presión ejercida por la atmósfera primitiva. Según explicaron en el número en línea del 28 de marzo de la revista Nature, puede que esta fuera mucho menos densa que la actual.
La clave para llegar a tal conclusión reside en el tamaño de las gotas de lluvia. Ya en 1851...

Compartir Seguir leyendo

 Registros 1 a 6 de 6

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido