• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2018
  • Buenos Aires, Argentina
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Librerias Cordero de Dios Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

El Decalogo - Libro Cordero de Dios, el fin de los sacrificios


Al analizar las leyes y mandatos que Dios le dio al pueblo hebreo, es claro que él apunta a concientizar a la humanidad. El concientizar al humano es fundamental en función de que comprendamos que estamos escuchando a quien quiere que vayamos en otra dirección, una dirección que no es la que verdaderamente es agradable a Dios. Veamos los diez mandamientos, el decálogo dado a Moisés a la salida de Egipto, un rápido compendio de normas y reglas básicas muy necesarias para acompañar el cambio:

""Yo soy Yahveh tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre.
"No habrá para ti otros dioses delante de mí.
(Vemos aquí un inicio de monoteísmo en un contexto aún politeísta. Moisés aún no logra comprender que Dios es uno sólo, aunque Él ya se lo había dicho cuando se manifestó en la zarza ardiente. Recordemos aquella historia.
Estando Moisés apacentando las ovejas de su suegro, Dios se manifiesta en una zarza ardiente que no se apaga, donde le habla, y le dice:
"(…) yo te envío a Faraón, para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto." Dijo Moisés a Dios: ¿Quién soy yo para ir a Faraón y sacar de Egipto a los israelitas?" Respondió: "Yo estaré contigo y ésta será para ti la señal de que yo te envío: Cuando hayas sacado al pueblo de Egipto daréis culto a Dios en este monte." Contestó Moisés a Dios: "Si voy a los israelitas y les digo: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros"; cuando me pregunten: "¿Cuál es su nombre?", ¿qué les responderé?" Dijo Dios a Moisés: "Yo soy el que soy." Y añadió: "Así dirás a los israelitas: "Yo soy" me ha enviado a vosotros."" Éxodo, 3.
Como vemos Moisés pregunta el nombre de Dios, de ese dios que le habla, como si él creyera que otros dioses existiesen. No es que existieran, nunca existieron otros dioses, pero Moisés cree que si, por lo tanto él quiere saber cuál de esos dioses es el que le está hablando, ya que debe decirle a su gente como se llama para que ellos sepan quién lo envía. Ahora bien, Dios no le da un nombre cualquiera, ya que se nombra lo que hay muchos para poder identificar lo individual, y Dios es uno sólo, entonces él le da una declaración teológica que engloba su realidad, verdad y estado de existencia. Dios le dice a Moisés "Yo soy el que soy", ese debe ser su "nombre", así deben llamarlo.
Dios le está diciendo yo soy el único que soy, que es, el único que realmente es, que realmente existe, lo único que tiene verdadera existencia es él, Dios, lo demás no es, no existe, y su existencia, la existencia de la creación es sólo manifestada en él, en Dios.
Posiblemente Moisés no llegó a comprender en ese momento el alcance de esas palabras, o quizás cuando se lo dijo a su gente ellos no pudieron comprender inmediatamente. Por lo que Dios en los diez mandamientos vuelve sobre la concepción original del pueblo en un contexto de muchos dioses y les manda que no han tener otros dioses delante de Él.)

"No te harás escultura ni imagen alguna, ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ellas ni les darás culto. Porque yo, Yahveh tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian, y tengo misericordia por mil generaciones con los que me aman y guardan mis mandamientos.
(Aquí notamos lo que ya habíamos visto acerca de que la humanidad convertía cada fuerza de la naturaleza en un dios, y Dios les está mandando que no hagan más imágenes para representar esos supuestos dioses y que no debían postrarse ni dar culto a lo que no existe, ya que el único que existe es Él. También vemos un esbozo de la diferencia entre castigo y misericordia. Notemos el castigo de tres o cuatro generaciones en comparación con la misericordia por mil. Dios se muestra amoroso y misericordioso en un contexto cultural de la zona cananea, egipcia, de dioses crueles, belicosos, inmisericordes. El Dios de los hebreos es un Dios misericordioso.
Es importante recordar que los hebreos no estaban en una burbuja. Ellos tenían relación con los pueblos de los alrededores y que todo lo que hacían era visto y comentado por los demás pueblos de la zona. Este feedfack, esta retroalimentación ocurría de un lado a otro. De ellos a los otros y viceversa. Por lo que todo lo que Dios hacía con los hebreos era transmitido de una forma u otra al resto.)

"No tomarás en falso el nombre de Yahveh tu Dios, porque Yahveh no dejará sin castigo a quien toma su nombre en falso.
(Un mandato sobre el respeto a lo sagrado.)

"Guardarás el día del sábado para santificarlo, como te lo ha mandado Yahveh tu Dios.
Seis días trabajarás y harás todas tus tareas, pero el día séptimo es día de descanso para Yahveh tu Dios. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguna de tus bestias, ni el forastero que vive en tus ciudades; de modo que puedan descansar, como tú, tu siervo, y tu sierva. Recuerda que fuiste esclavo en el país de Egipto y que Yahveh tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y tenso brazo; por eso Yahveh tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y tenso brazo; por eso Yahveh tu Dios te ha mandado guardar el día del sábado.
(En el texto original no dice sábado sino shabat, descanso, reposo. Recordemos que el nombre sábado es muy posterior y lo creó la Iglesia católica para eliminar el día de Saturno. En ese momento Dios está poniendo en claro que de cada seis días de trabajo se debe descansar el séptimo. Una cuestión de relación de seis a uno para poner un límite al trabajo, y dar descanso a los esclavos, sirvientes, animales; y luego vemos que este shabat se extiende a otras áreas como la tierra, las deudas, etc. El shabat, el descanso, es una forma de concientizar al pueblo acerca de que no se puede oprimir a la gente, no se debe oprimir al otro, al hermano, al prójimo. El amor al prójimo está detrás de los mandamientos. Un amor que debe penetrar en el pueblo haciéndolo más consiente. Subiendo su nivel espiritual. El amor al prójimo que debe reemplazar el odio, la opresión, la explotación)

"Honra a tu padre y a tu madre, como te lo ha mandado Yahveh tu Dios, para que se prolonguen tus días y seas feliz en el suelo que Yahveh tu Dios te da.
(Respeto y reconocimiento a los progenitores. Nuevamente el amor presente)

"No matarás.
(Como vemos en este mandamiento aquí no hay una lista de lo que se puede o no se puede matar, simplemente es no mates, entonces si Dios no quiere que quitemos la vida, porque quien ama no quita la vida, entonces ¿cómo habría de ver bien los sacrificios? Es claro nuevamente que los sacrificios, la inmolación es una idea que no proviene de Dios sino del enemigo y que debe ser eliminada sustituyéndola para vida en abundancia.)

"No cometerás adulterio.
(El amor a la esposa/o, -ya que no se especifica género, y el mandamiento es a los dos por igual-, ese amor debe impedir el adulterio. Quien ama no engaña. Jesús luego diría que sólo con mirar a otra/o con intención ya se estaría cometiendo adulterio. Se sustituye, se corrige, la poligamia, los cultos a la fertilidad de prostitutas "sagradas" y de fiestas de orgías, por la monogamia y el respeto a la persona con la que se une para compañero/a de vida.)

"No robarás.
(Por que quien ama al prójimo no roba.)

"No darás testimonio falso contra tu prójimo.
(Por que quien ama al prójimo no miente.)

"No desearás la mujer de tu prójimo, no codiciarás su casa, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu prójimo.
(Por que quien ama al prójimo no envidia sino que se alegra por los logros de sus hermanos.)"" Deuteronomio, 5

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido