• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2018
  • Buenos Aires, Argentina
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Videos Librerias Cordero de Dios Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

¿El pueblo hebreo inicia el monoteismo en el mundo?


Al parecer muy en la antigüedad la humanidad ha sido monoteísta, y luego -por algún motivo-, decayó hacia el politeísmo.
No en todos los casos, pero sí en una gran parte.
India y China se han mantenido monoteístas y algunos pueblos de África y América. Pero en la región de la Mesopotamia -dónde nace el pueblo hebreo-, los pueblos de la zona habían caído hacia el politeísmo.
No está claro que lleva a la humanidad a abandonar la idea de un único Dios y caer a formas precarias de identificar visiones parciales de la divinidad como a dioses independientes.
La humanidad -naturalmente podríamos decir-, había identificado cada fuerza de la naturaleza como un dios independiente. Entonces tenían muchos, muchos dioses.
El pueblo hebreo, el pueblo elegido, es justamente elegido por Dios para realizar la tarea trascendental de imponer el monoteísmo a aquellos pueblos que se habían desviado del camino -por decirlo de alguna manera-, y que ya no contaban con esa idea. Por ello llevan su Dios, el Dios único del los hebreos, a todos los pueblos de los alrededores de la Mesopotamia.
Además de llevar la idea del monoteísmo debieron preparar el terreno para la llegada del Mesías, Jesús, quién cambiaría los paradigmas para siempre. No más la ley del talión, no más la venganza como norma de justicia.
El pueblo elegido fue el encargado de allanar los caminos para la llegada del Mesías, y difundiría la idea del monoteísmo.
El pueblo judío sería el pueblo origen del Mesías, y también serían los encargados de matarlo para que se cumplieran las profecías. No sólo son el origen del Mesías, -el Mesías es judío-, sino que además matan al Mesías y luego se hacen cargo de esa muerte liberando de aquel tremendo hecho al resto de la humanidad: "Y todo el pueblo respondió: "¡Su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos!"" (Mateo 27:1-25)
Luego los seguidores de Cristo continuarían la tarea iniciada por los hebreos.

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido