• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2016
  • Buenos Aires, Argentina | Tel.: (54) 11-4765-9390
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Librerias Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

La Tierra: ¿6000 años o seis mil millones de años?


¿Cuánto lleva nuestro sistema solar? ¿cuánto lleva nuestro planeta?
¿Por que puede dar miedo pensar que Dios no haya hecho nuestro mundo en seis mil años?
A ver, los niños ¿nacen de un día para el otro o las mujeres deben estar embarazadas nueve meses?, los árboles, ¿aparecen de un día para el otro o deben crecer de una semilla?
Y la lluvia? el cielo tiene compuertas que dejan salir el agua ¿o hay un proceso de evaporación y condensación?
¿Cuál es el problema de que Dios tenga mecanismo para las cosas? ¿no es mejor así? ¿no nos da más tranquilidad?
¿Esta continuidad en los procesos no nos permite vivir más tranquilos?
Dios en su infinita misericordia nos ha dado un universo predecible. PREDECIBLE, esa es la palabra clave.
Podemos dormir tranquilos que a la mañana el sol va a salir a la misma hora y de la misma manera. Que el invierno va a ser invierno y el verano va a ser verano.
Que podemos crear nuestros propios mecanismos para hacer cosas porque sabemos que Dios no nos va a cambiar las reglas. Por que las reglas son estables y siempre las mismas.
Que existamos en un milagro. obviamente un milagro de Dios.
No podemos continuar pensando que nuestro planeta tiene diez mil años. Cualquier resto arqueológico es más antiguo que eso.
Los fósiles son fósiles y tienen miles y millones de años. Ya no se puede negar. ¿y cual es el problema? ¿Si hay fósiles no hay Dios?, ¿que tiene que ver una cosa con la otra?
Dios creó todo y lo creó con mecanismos, con leyes, y -creo yo- ha intervenido todo el tiempo, -e interviene-, corrigiendo esto y aquello.
Nada queda totalmente libre a su destino. Dios todo lo ve y actúa todo el tiempo modificando esto y aquello.
Justamente la ley del karma es eso: la intervención de Dios dependiendo de las acciones de cada uno.
Libre albedrío pero con consecuencias. La visa es así todo tiene su consecuencia, buena y mala.

No debemos temer que la ciencia desplace la fe.
La fe es la fe, y la ciencia simplemente explica los mecanismos de Dios -y algunos-, falta mucho para que podamos explicar todo. Tal vez eso nunca ocurra.
Así que disfrutemos de los mecanismo y no nos asustemos ante ellos. Son sólo mecanismos, maravillosos, pero mecanismos al fin.

 

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido