• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2018
  • Buenos Aires, Argentina
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Librerias Cordero de Dios Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

Monoteismo - politeismo


¿Hay un sólo Dios?, ¿de dónde nace el monoteísmo? ¿y el politeísmo?
Para responder a estas preguntas debemos ir hacia atrás, hacia el pasado, a los primeros tiempos de la humanidad.
En un principio lo normal fue el politeísmo, ¿por qué?, simplemente por que la humanidad en su infancia -espiritual podríamos decir-, identificó a cada fuerza de la naturaleza, a cada cosa para la que no tenía explicación a un dios. Entonces lo normal fue tener muchos dioses. Dioses que se ocupaban de determinadas cosas y además jerarquías. Dioses más poderosos unos que otros, y por supuesto, luchas de poder, etc.

Es interesante notar que aunque la mayoría del planeta había adoptado este tipo de mirada -por decirlo de alguna forma-, de muchos dioses, India y China tres mil años antes de Cristo ya concebían religiones monoteístas.
Aunque se suele hablar del hinduismo como de una religión politeísta esto es sólo desconocimiento de sus fuentes y concepciones.
Para el hinduismo Dios es uno sólo pero manifestándose de infinitas maneras. Al punto de que todo es Dios, y todos somos parte de Dios. pero no como lo concibe el panteísmo, en el cual como todo es Dios entonces nada es Dios, sino como lo expresa el panenteísmo.
El panenteísmo hace la sutil diferencia entre el Creador y la creatura. Entre el Creador y su creación, en la que el Creador crea desde sí mismo a la creación pero la creación no es el Creador sino parte de Él.
Esta concepción es la misma del cristianismo y del islamismo. El sufismo -en la metafísica del islamismo-, lo expresa de la misma forma.
De esta manera podemos expresar la Santísima trinidad, en la que Padre, Hijo y Espíritu santo son manifestaciones del único. También los dioses del hinduismo son simplemente manifestaciones del único.
O sea, toda manifestación es -por definición- una parcialidad. Las manifestaciones en u punto son siempre parcialidades de Dios. Por ejemplo Krishna -en el hinduismo- es la manifestación mayor de Dios pero aún así sigue siendo un manifestación parcial.
El Bhagavad Gita -el mayor libro sagrado del hinduismo- lo explica detalladamente.
Jesús también es otra manifestación de Dios, encarnada en persona para cumplir con un propósito. Es Dios encarnado.

No hay conflicto en pensar que Jesús y Krishna son manifestaciones del mismo y único Dios. Si Dios es uno sólo todas las manifestaciones son manifestaciones suyas.

¿En que momento el monoteísmo se extiende por el mundo?
El monoteísmo es extendido por el mundo por el pueblo elegido. El pueblo elegido por Dios para ese trabajo, el pueblo hebreo.
En la Mesopotamia -dónde todos eran politeístas- los hebreos eran monoteístas. El Dios de los hebreos era el Dios único que luego -primero ellos y luego los cristianos- llevarían a todo el mundo.

¿Por qué los hebreos extienden el monoteísmo?
Porque la humanidad ya había crecido -por decirlo así- lo suficiente para aceptar formas más avanzadas de comprender a Dios. El monoteísmo fue algo así como pasar de grado.

¿Y los dioses de la época politeísta? ¿que fue de ellos?
Esos dioses simplemente eran parcialidades de la divinidad, del único Dios. En realidad nunca existieron como parcialidades, lo que ocurrió fue que los hombres los comprendían parcialmente, por lo que esos dioses existían para ellos y -en un punto- atendían sus súplicas y hacían milagros y todo lo que Dios hace por la humanidad.

Es interesante ver en La Biblia cómo los hebreos realizan una "pulseada" entre su único Dios y los dioses egipcios, dónde el Dios de los hebreos le gana -obviamente- a los dioses egipcios.
En realidad los dioses de los egipcios y el Dios de Israel eran el mismo, sólo que lo que Dios quería en ese momento era que abandonaran las ideas politeístas y que no relacionaran a Dios con cosas malas, bajas. tengamos en cuenta que muchos de los dioses de la antigüedad eran perversos, criminales, y mucha gente hacía sacrificios humanos a esas representaciones de Dios.
Debemos entender que representación no es lo mismo que manifestación. Manifestación es Dios manifestándose de alguna manera, y representación es una estatua de piedra de la idea que un hombre tiene de lo que debería ser un Dios. Y había algunas representaciones realmente horribles que dejaban ver las almas de algunos hombres. representaciones e ideas que debían ser eliminadas de la humanidad.

Hoy, dos mil años después de Cristo, de la llegada del Mesías, existe muy poca gente que pueda pensar en muchos dioses. es bastante raro.
El monoteísmo se ha extendido y la humanidad ha crecido.
Aún existen algunos vestigios de la infancia, como por ejemplo "el secreto", en el cual se asocia al universo con Dios. Raro a esta altura del siglo veintiuno, ya que el universo es algo bastante chico en relación a lo que debería ser Dios. Es cómo pedirle al viento o a la lluvia o a la naturaleza, sólo que un poco más grande.
Miremos por un segundo la idea hinduista del universo: el Bhagavad Gita dice que los universos nacen de las chispas del caldero de Brahma. "Los universos" no uno, muchos, de la chispas del caldero de Dios -ya que Dios es Brahma-.

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido