• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2016
  • Buenos Aires, Argentina | Tel.: (54) 11-4765-9390
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Librerias Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

El genesis, creacionismo y cientificismo


El relato de la Creación del Génesis de La Biblia siempre ha generado conflictos entre creacionistas y cientificistas.
La discusión ha sido siempre la misma: ¿siete días?, dicen los cientificistas; y si, no hay duda que no fueron siete días, al menos no siete días humanos.
También la contradicción con la ciencia en el que el relato dice que la luz se creó antes que los astros; otro imposible.
¿Que es lo que falla?, ¿que es lo que no estamos viendo?
Al analizar con detenimiento el relato de la Creación del Génesis comprendí, que lo que no se tomaba en cuenta era que el relato se realizaba desde un observador, un observador privilegiado que había tenido el regalo de Dios de presenciar -tal vez en una visión- a la Creación.
Al contar con la idea de un observador y ubicarlo sobre la superficie terrestre, o lo que habría de ser la superficie terrestre en algún momento, todo concordó a la perfección y las supuestas contradicciones desaparecieron.
El observador y su ubicación eran la clave para comprender el Génesis y La Creación.
El observador narra desde su ubicación y desde allí el ve la sucesión de hechos. Las ve desde su perspectiva.
Esto hace una enorme diferencia.

La idea general -aún sin darnos cuenta- es de que la narración de la Creación la realiza alguien que ve lo que Dios hace desde el espacio en una ubicación privilegiada.
Y al verla desde el espacio no entendemos como pudo ver la luz antes que los astros, ya que eso no tendría sentido. Pero si el observador hubiese estado parado sobre la superficie, o en el lugar donde la tierra se consolidaría mas tarde él podría haber visto la luz y no haber visto el Sol. ¿Y por que no? ¿por que no habría de ver el Sol?, porque el polvo remanente de la nebulosa planetaria no se lo hubiese permitido. Entonces el vería que la luz aparecía por primera vez mas no podría darse cuenta de su procedencia. Y los astros los vería recién cuando el cielo estuviese lo suficientemente limpio, mucho tiempo después.

De esta manera se comprende que, si contamos con un observador, el Génesis guarda secretos maravillosos que sólo podemos descubrir en este tiempo que nos toca vivir, con los descubrimientos científicos mas avanzados. Descubrimientos que fueron realizados en los últimos veinte años como mucho.
Hasta ahora era imposible entender de que hablaba el relato de la Creación.

En mi libro "El observador" explico con detalle la línea de tiempo del relato de la Creación y la compara con el correlato científico actual, y el hecho de que combinen me sigue resultando sorprendente.

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido