• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2018
  • Buenos Aires, Argentina
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Videos Librerias Cordero de Dios Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

Dios le da leyes al pueblo de Israel, a traves de Moises


Dios le da leyes al pueblo de Israel, a través de Moisés
"Dijo Yahveh a Moisés: Así dirás a los israelitas: Vosotros mismos habéis visto que os he hablado desde el cielo. No haréis junto a mí dioses de plata, ni os haréis dioses de oro." (Éxodo 20:22-24)
Vemos aquí, nuevamente, la importancia de terminar con la adoración a otros dioses.
Luego, se enumeran leyes de todo tipo: cómo tratar a los esclavos, cómo actuar ante este conflicto o ante este otro, qué hacer con los robos, los accidentes, y muchas otras cuestiones.
Un código civil y penal muy resumido de temas básicos y claves en la vida de esta gente para ese momento.
Está claro que el nivel de atraso de la humanidad en ese tiempo era muy notorio. La pena de muerte estaba a la orden del día.
Me imagino que no sería fácil mantener quietas a estas personas. Si la amenaza no era grande no se detendrían, aún así no se detenían. Basta con percatarnos que, aunque podían ver delante de ellos una manifestación de poder tal como la columna de fuego de Dios, ellos igual protestaban, igual hacían lo que estaba explícitamente prohibido, como crear ídolos de otros dioses, o intentar volver a Egipto porque "allá estábamos mejor".
Es posible que castigos que no estuviesen a la altura de la pena de muerte les parecieran una broma.
Hay momentos, al leer la Biblia, en que pienso, ¿cómo Dios era parte de esta clase de cosas?, ¿cómo se las permitía?, o, es más, ¿cómo se las validaba? Pero, si tenemos en cuenta que ese tipo de actitudes era lo habitual entre esa gente, vemos, que para llegar a otras formas más evolucionadas de castigos sociales - por expresarlo de alguna manera -, era necesario partir de lo que era "normal". Me refiero a la relación existente entre la ley o las legislaciones y los hechos o actitudes a legislar.

Este otro párrafo nos puede dar una idea más precisa aún de la barbarie de estos pueblos, y del porqué era necesario un cambio, una evolución.

"Vino, pues, Moisés y refirió al pueblo todas las palabras de Yahveh y todas sus normas. Y todo el pueblo respondió a una voz: "Cumpliremos todas las palabras que ha dicho Yahveh". Entonces escribió Moisés todas las palabras de Yahveh; y, levantándose de mañana, alzó al pie del monte un altar y doce estelas por las doce tribus de Israel. Luego mandó a algunos jóvenes, de los israelitas, que ofreciesen holocaustos e inmolaran novillos como sacrificios de comunión para Yahveh. Tomó Moisés la mitad de la sangre y la echó en vasijas; la otra mitad la derramó sobre el altar. Tomó después el libro de la Alianza y lo leyó ante el pueblo, que respondió: "Obedeceremos y haremos todo cuanto ha dicho Yahveh". Entonces tomó Moisés la sangre, roció con ella al pueblo y dijo: "Esta es la sangre de la Alianza que Yahveh ha hecho con vosotros, según todas estas palabras". Moisés subió con Aarón, Nadab y Abihú y setenta de los ancianos de Israel, y vieron al Dios de Israel. Bajo sus pies había como un pavimento de zafiro tan puro como el mismo cielo. No extendió él su mano contra los notables de Israel, que vieron a Dios, comieron y bebieron." (Éxodo 24:1-10).

O sea, la mitad de la sangre la vertió sobre el altar, ¡y la otra mitad se la arrojó a la gente!
No nos asustemos luego de algunas prácticas de los pueblos Mayas y Aztecas de América, este ritual es lo mismo; eso sí, al menos, no incluía sacrificios humanos.

Después de avanzar en la lectura de estos textos a uno ya le empiezan a parecer normales estas actitudes, estos hechos. Ya nos dejan de llamar la atención, hasta nos empiezan a pasar inadvertidas; pero esto no debe ser así, es fundamental siempre mantener fresco el contexto. Hay que estar concientes, en todo momento, de la calidad de gente con la que Dios está, por decirlo así, trabajando. Con qué tipo de situación está lidiando, y desde dónde debe actuar para llevarlos a ideas nuevas como las de Jesús, como las de "pon la otra mejilla", "ama a tu prójimo como a ti mismo".
¿Se imaginan a estas personas poniendo la otra mejilla? ¿No.? Yo tampoco.

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido