• Un único Dios ISBN 9789873324383, y El observador ISBN 9789873324376
  • por Alberto Canen, todos los derechos reservados, copyright 2010-2018
  • Buenos Aires, Argentina
  • editor@albertocanen.com
Home El Genesis El origen del monoteismo El Diluvio Abraham Los hebreos en Egipto El Exodo Jueces Reyes La diaspora El Mesias Librerias Cordero de Dios Preguntas frecuentes sobre espiritualidad Preguntas frecuentas acerca de los libros Articulos de Genesis y Ciencia Libros electronicos Audio libro Solicite su copia impresa Permisos licencias y limitaciones Prensa El autor Contáctenos

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido

¿Existe el libre albedrio?


¿Existe el libre albedrío?
¿Realmente podemos hacer lo que queramos?
Esta es una de esas preguntas cuya respuesta parece contradictoria.
Por ejemplo:
¿Existe el libre albedrío? Si
¿Existe el libre albedrío? No
¿Como puede ser?, ¿cual es la respuesta correcta?
Ambas
¿Pero como puede ser?
Si pensamos que Dios nos ha dado la posibilidad de discernir entre el bien y el mal entonces la respuesta es Si, si existe el libre albedrío, ya que ante un situación yo puedo decidir si voy a obrar bien, correctamente, o si por el contrario he de obrar mal, incorrectamente.
Ahora bien, por otra parte, si pensamos que Dios no va a estar de acuerdo si obramos mal, y toda mala acción tiene su consecuencia, entonces debemos pensar que en definitiva el libre albedrío no existe, ya que hay una sola forma de proceder y esa es: correctamente.
También debemos considerar la posibilidad de la reencarnación, en la que las buenas acciones son recompensadas no sólo en esta vida sino que también lo serán en la siguiente, y por supuesto, también ocurre lo mismo con las malas acciones, las que tendrán su consecuencia tanto en esta vida como en la siguiente, entonces debemos pensar que tal vez, al nacer, estamos condicionados por las acciones pasadas. Estas acciones de vidas anteriores van a condicionar nuestro libre albedrío, lo que comúnmente se llama el Karma.
El Karma es sólo las consecuencias de los actos, las cuales se reflejan en lo que nos ocurre en esta vida y en las siguientes. También el libre albedrío se ve condicionado por los genes, las circunstancias, el entorno, y esas variables, en algunos casos, están fuera de nuestro control, pero sí bajo el control de Dios.
Pensemos a Dios como un padre amoroso. ¿Cómo actúa un padre amoroso? Cómo padres tratamos de que nuestros hijos aprendan, elijan sus caminos y por supuesto, elijan correctamente para que puedan ser felices.
Pero, Dios, como padre, trata de dejarnos en libertad para que aprendamos, elijamos, y terminemos por elegir el camino correcto.
¿Que ocurre cuando tenemos un hijo en el que no podemos confiar?, por lo general, lo normal, sería restringir sus libertades, ya que debemos acortar la cuerda, por decirlo así, para minimizar los riesgos hasta que aprenda y podamos confiar un poco más en él, y por el contrario, si tenemos un hijo en el que si podemos confiar, a ese, le vamos a dar más libertades, ya que sabemos que va a actuar correctamente y no se va a meter en problemas, o al menos va a intentar no meterse en problemas.
Allí llegamos a la idea de la "vaca atada". El libre albedrío es como la cuerda de una vaca atada. Si la vaca se porta bien la cuerda se alarga, pero, si la vaca se porta mal, la cuerda se acorta.
Si uno ha actuado bien cuenta con más libre albedrío, y si se porta mal cuenta con menos.

Descarga el libro EL OBSERVADOR de Alberto Canen

El genesis y la ciencia

Descarga el libro UN ÚNICO DIOS de Alberto Canen

La biblia y el pueblo elegido